domingo, 4 de noviembre de 2012

Regreso al Paraiso



                   Que ha pasado desde ayer que no te veo, 
Me encuentro con amigos y amigas como si el tiempo,
Se hubiese detenido, cada uno en su línea,
Plasmando con entusiasmo sus  sentimientos,
Unos trasformados en bellísimos poemas,
Escritos con el alma en la mano para deleite,
Y disfrute del afortunado lector,
Alguna  alma en pena llorando por el amor perdido,
Como sirena herida pensando constantemente en  el marinero traidor,
Que se fue surcando otros mares, en un viaje sin retorno,
Qué triste lamento, que llanto tan estéril llorar y llorar,
Por un amor roto, como un valioso jarrón que se rompe,
Y aun pegándolo con todo el esmero, las cicatrices quedan para siempre,
Poesía, amor, lealtad, el motor  que mueve el universo


1 comentario:

Sakkarah Carmen Magia dijo...

Sí, las heridas quizá cierren, pero las cicatrices, ahí quedan...

Un beso.

Sakkarah