domingo, 7 de junio de 2009

Ninfas Ondinas.

Ondina pertenece al al elemento sutil del agua,y jamas se haya muy aleja del de océanos,lagos ríos y cascadas.
Tiene forma claramente femenina,está siempre desnuda,por lo común carece de alas y solo en raras ocasiones lleva alguna clase de adorno.
Su forma diminuta o de forma humana, es arrebatadoramente bella y sus movimientos están llenos de gracia.
La cascada es uno de sus lugares favoritos y allí se la verá divertirse, a menudo con un grupo de espíritus del agua disfrutando al máximo las fuerzas magnéticas de la cascada.Aparentemente, hay periodos durante los cuales la Ondina se retira de la vida intensa y esterna en la que se encuentra con mas frecuencia, y halla cierta calma y reposo en abismos silenciosos y fríos debajo de las cascadas o en las extensiones más tranquilas de los ríos, al igual que en los lagos.
Esta vida pacifica, debajo de las aguas está en marcado contraste con la actividad y júbilo intenso que manifiesta en medio de las aguas que caen y de la espuma iluminada por el Sol.
Los tres procesos fundamentales de la naturaleza la absorción, la asimilación y la descarga-están expresados plenamente en la vida exterior de la ondina; en verdad puede decirse que esa vida consiste en una repetición continua de esos tres procesos.
Apoyada en medio de la espuma, o en el centro de un torrente que corre hacia abajo, ella absorbe gradualmente la energía de la luz solar y del magnetismo de la cascada.
Al llega al limite de absorción,en un destello deslumbrador de luz y color,libera la energía con que se sobrecargó. En ese momento mágico de liberación,
experimenta un éxtasis y una exaltación más allá de todo lo que es normalmente posible a los meros mortales que moran en la prisión de la carne.
La expresión del rostro, y particularmente de lo ojos es bella, transcendiendo todo lo descriptible. .El rostro expresa arrebatado,jubilo y sensación de elevada vitalidad y poder,mientras sus ojos destellan con deslumbrante resplandor.
Todo el poder, la forma perfecta y el esplendor de la radiación áurica se combinan para producir una visión de belleza encantadora.Este estado es seguido de inmediato por otro de goce ensoñado, en el que la consciencia se retra en gran medida del mundo físico y de su contraparte entérica en gran medida del mundo físico y de su comtraparte eterica,centrándose en el mundo astral.
El cuerpo entérico de la Ondina se torna vago e indefinido durante ese lapso hasta que luego de disfrutar y asimilar toda la experiencia reaparece, repitiéndose el proceso triple.Después de un tiempo retorna a la quietud de los abismos del Agua.

1 comentario:

Silvia dijo...

Me gusta! No sabía que Ondina era una ninfa