viernes, 10 de junio de 2011

Ayer te vi.




Fue ayer cuando te vi
paseando por mi acera
Te observé con frenesí
como si el reloj se hubiese
detenido en aquella
tarde de plácido atardecer
eres tu mi motivo,
el camino con musgo húmedo
relajante como ayer
dejando algunos destellos
esparcidos como pétalos
perfumados por el viento
que hacen brillar los luceros
los recuerdos.
Pasaron algunas fechas,
escritos algunos textos
esperando ver la luz
navegar de puerto, en puerto
llegar a ti , su destino
con infinito anhelo
en ti sueño